fbpx

Fiestas de niños: cómo hacer que el cumpleaños de tu hijo sea un día inolvidable

Mi primera fiesta de niños: los 6 años de mi hija

Aún recuerdo mi primera fiesta de niños de verdad. Fue el sexto cumpleaños de mi primera hija. Por primera vez invitábamos a amiguitos del cole (las de antes habían sido sólo en familia). Sabía que muchos amigos de mi hija habían celebrado el cumpleaños en parques (los famosos chiquiparks). Pero yo quería hacer una fiesta de niños en casa.

Días antes ya lo empecé a preparar todo: la decoración, la merienda, el pastel… Y llegó el día de la fiesta. Todo estaba perfecto. O por lo menos, eso creía yo entonces. Empezaron a llegar los invitados, y se pusieron todos a jugar. Mi hija estaba encantada, y yo también.

Al cabo de media hora, los gritos se iban volviendo ligeramente molestos. Al cabo de hora y media, después de haber tenido que parar 2 peleas, calmar a una niña que lloraba y gritar unas cuantas (¿miles de?) veces para que bajaran el volumen, ya no veía el momento de que se fueran todos…Sacamos el pastel. Dimos los regalos. Los padres vinieron a buscar a los “angelitos”. Y se acabó la fiesta.

Y yo empecé a sentirme mal (y no era sólo por la migraña). Llevaba varias horas deseando que se fueran todos. Pero ahora, viendo a mi hija triste y sola, no podía evitar preguntarme por qué había sido incapaz de disfrutar de la fiesta. ¿Qué es lo que había hecho mal? Creía tenerlo todo organizado para la fiesta, y sin embargo…

Por lo menos, ahora entendía porque la mayoría de amiguitos hacían las fiestas en los chiquiparks. Al fin y al cabo no era una mala idea (aunque salga por un ojo de la cara…). Tal vez debería ser la opción para el año próximo…

Mi segunda fiesta de niños:
el cumpleaños de la hija de mi vecina

Al cabo de unos meses, mi vecina, francesa, invitó a mi hija a la fiesta de cumpleaños de su hija. “Qué valor, hacer una fiesta de niños en casa” me dije para mis adentros, aún “traumatizada” por mi reciente experiencia. Así que le pregunté si quería que le echara una mano el día de la fiesta. Y aceptó. No me preguntéis por qué me ofrecí. Eso mismo me estuve preguntando yo durante los días que siguieron, sin encontrar respuesta. Pero a día de hoy no me arrepiento para nada. Si seguís leyendo entenderéis por qué.

El día de la fiesta de niños llegó. Y como me supo mal inventarme una excusa para no ir, me presenté en casa de mi vecina con mi hija. Y con un paracetamol en el bolso. Todo estaba perfecto. La decoración, por supuesto (el tema era “los indios”), pero no sólo eso.

Distintas zonas de juegos y actividades

Mi vecina había organizado unas zonas de juegos para los distintos momentos de la fiesta.

1. Al llegar: dibujos (unos 30 minutos)

Cuando los invitados empezaron a llegar, los dirigía hacia una mesa. En ella había lápices de colores, pegamento, purpurina, trocitos de papel de colores y dibujos. Uno de los dibujos era una cara de indio/a con su corona de plumas, que los niños podían pintar (o decorar), recortar y con una goma ponerse la careta. A medida que los niños iban llegando, se sentaban a preparar su “disfraz” para la fiesta. Así, mientras esperaban a que llegasen todos, disfrutaban y estaban entretenidos. 

Obviamente había ruido (una fiesta de niños nunca es silenciosa). Pero nada que ver con el caos de la fiesta de mi hija…

2. En el medio: animación infantil (unas 2 horas)

Cuando ya habían llegado todos los niños, mi vecina les hizo sentar en círculo. Tenia un mensaje muy importante que darles. De hecho, la fiesta no era una fiesta de cumpleaños, les dijo. Eso había sido la excusa para que sus padres les dejaran venir. La realidad era que tenían una misión mucho más importante. Había recibido una carta, en la que la princesa india Salali le pedía ayuda. Había perdido su corona de plumas. Y necesitaba recuperarla para la gran fiesta que su padre, el jefe indio, le estaba preparando para su cumpleaños.

Y así empezó una búsqueda del tesoro. En la que los niños se transformaron en héroes dispuestos a encontrar la famosa corona. Tuvieron que cooperar, jugar, correr, resolver misterios y descifrar mensajes… ¡Hasta yo me metí de lleno en el juego!

Cuando por fin recuperamos la corona de plumas de la princesa, junto a la que había un paquetito de caramelos para cada niño, ya habían pasado más de dos horas. ¡Dos horas!

3. Al final: pastel, regalos y tiempo libre (1 hora)

Después de esta actividad, sacamos el pastel, merendamos y dimos los regalos. Y aún nos reímos un buen rato recordando algunos de los momentos de la búsqueda del tesoro.

Al cabo de poco, los padres ya empezaron a llegar a recoger a los niños, que se fueron marchando.

Y mi paracetamol se quedó en el bolso…

Entender la dinámica de las fiestas infantiles (para entender la diferencia entre una fiesta caótica y una fiesta de éxito)

Esa fiesta de niños me hizo pensar, y mucho. ¡Qué revelación, ésta sí que había sido una buena fiesta! De hecho, algo parecido me había imaginado para la fiesta de mi hija. Pero no había conseguido que las cosas salieran como las había previsto. Ahora había entendido que el problema, era precisamente que NO las había previsto…

El error más frecuente al organizar una fiesta infantil...

Para mí, el hecho de que vinieran los amigos de mi hija no requería más preparación que la decoración de la casa y la merienda.

Y ése fue mi error, mi GRAN error.

El juego libre puede estar muy bien. Pero en un apartamento con unos 10 niños y más de 3 horas por delante, es simplemente una pesadilla. Y eso era precisamente lo que yo había hecho. Mi vecina, sin embargo, había organizado toda la fiesta. Había dejado sólo un poco de tiempo “libre” al final, después de los regalos, esperando a los padres. Cuando además, los niños ya estaban cansados de toda la aventura.

...Y cómo evitarlo

Organizar distintos tipos de actividades para cada uno de los 3 momentos de la fiesta. Aquí te doy, de forma breve, algunos ejemplos.

Al llegar

No todo el mundo llega a la vez. Entre los primeros y los últimos suele haber una media hora de diferencia. Así que prepara algunos juegos fáciles para que los niños se entretengan mientras llegan todos. Por ejemplo:

  • Dibujar: A todos los niños les encanta. Prepara lápices de colores y dibujos para colorear en una mesa. Si haces una fiesta temática, pon dibujos acordes al tema.
  • Hacer caretas: Pon sobre la mesa tijeras, gomas y colores. Los niños se entretendrán un buen rato coloreando, recortando y poniendo la goma a su careta. Y se llevarán un buen recuerdo de la fiesta!
  • Pintar el mantel: Compra un mantel de papel blanco para decorar la mesa, y pon lápices o rotuladores de colores. En cuanto vayan llegando los niños, diles que pinten lo que quieran en el mantel. Dado lo inusual de pintar en un mantel, a los niños les sorprende y les encanta esta actividad. Además te quedará un mantel único y muy bonito!
  • Maquillar las caras: Pintar las caras no es tan complicado como parece. Busca algunos ejemplos en Internet e imprímelos para el día de la fiesta.

En medio: animaciones infantiles

Organiza varios juegos para entretener a los niños durante un par de horas. Algunas ideas:

  • Búsqueda del tesoro
  • Carreras: Puedes organizarlas de obstáculos, de sacos, a la carretilla, con una cuchara con un huevo…
  • Juegos con música: Como la estatua o quién pierde su silla. En estos dos juegos el principio es el mismo. Se pone música, y cuando se para los jugadores tienen que pararse (estatua) o sentarse (pon una silla menos que el número de jugadores).
  • Jugar a los bolos: Puedes utilizar botellas de agua o de refrescos y una pelota de tenis.
  • Escondite. O si no quieres a los niños por toda la casa, el escondite inglés.
  • Ponle la cola al burro
  • Tirar de la cuerda

Al final: actividades tranquilas

El pastel y los regalos ya llevarán su tiempo. Pero nunca está de más organizar algo para el final. En este caso tienen que ser actividades tranquilas, como:

  • Leer un cuento (corto)
  • Hacer un bingo (mini)
  • Organizar una sesión de fotos. Luego podrás hacer un montaje y dársela a los invitados a modo de recuerdo.
  • Tiempo libre

El siguiente cumpleaños de mi hija

Para el siguiente cumpleaños de mi hija, tras mucho pensarlo, decidí darme una segunda oportunidad para hacer la fiesta de niños en casa. Había 8 niños (había limitado un poco por que mi padre, de 80 años, estaba en casa).

Pasé muchas horas organizando una búsqueda del tesoro. Buscando por internet ideas de juegos. Inventando una historia que tuviera un poco de lógica. Imaginando enigmas…

La verdad es que nunca antes había hecho algo así, y lleva su tiempo. Pero fue un tiempo muy bien invertido, pues el día de la fiesta fue todo un éxito.

Hasta mi padre dijo “así da gusto tener a los niños en casa”…

¿Y tú qué harás para la próxima fiesta de niños?

Eso fue hace ya unos 3 años. 3 años en los que he organizado muchas fiestas. Con muchas búsquedas del tesoro. Tanto para mis hijas como para sus primas y algunos amigos.

Ahora he decidido compartir con el máximo número de gente mi experiencia. Porque sé lo frustrante que es querer pasar un tiempo de calidad con nuestros hijos y no conseguirlo. A pesar de (creer) haber pensado en todo.

Por eso he montado el blog Búsqueda del Tesoro. Para compartir contigo esos detalles en los que a veces no pensamos y que pueden cambiar las cosas. Para compartir juegos y manualidades para hacer con tus hijos. Y como sé el tiempo que se tarda en hacer una búsqueda del tesoro, te propongo juegos ya hechos listos para jugar. Porque sé que el tiempo es lo que muchas veces nos falta. Si aún no lo has hecho, aquí puedes descargar gratis una búsqueda del tesoro, para que disfrutes en tu próxima fiesta infantil.

Y ahora dime en los comentarios: ¿cuáles son tus trucos para que tus fiestas de niños sean todo un éxito?

Si te ha gustado este artículo, ayúdame a llegar a más gente compartiéndolo en tus redes sociales.

Búsqueda del Tesoro
 

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments

Leave a Reply: